@

Si bien, tienes algun mensaje o cosa que quieras compartir con nosotros y no sabes cual es el tema correcto, pues este es el lugar indicado para postear.
#124240
Carta abierta a los niños rata de los años 90

Los niños rata no son algo nuevo

POR: Daniel Cuevas el Jue, 30 de Abril de 2015, 09:00 am


Imagen
Haces de los videojuegos una experiencia nefasta. Imagen: FOX

Daniel Cuevas | Coordinador | http://www.gamedots.mx/

Estimado usuario que viviste tu infancia durante los años 90:

Vivimos una etapa maravillosa a la vez que complicada en la cultura e industria de los videojuegos. No veo de qué otra manera podría ser. Toda transformación requiere de sacrificios, y todo cambio significativo implica desacuerdos y conflictos.

Hay muchos dentro de la comunidad gamer, pero existe uno que hoy particularmente viene a resonar a mi cabeza: los niños rata.

“Niño rata” es un término que refiere a niños aficionados al juego en línea, que critican a los videojuegos y a otros jugadores sin una base de argumentos sólida, usan palabras ofensivas constantemente y tienen una voz chillona.

Reconozco lo despreciables que pueden ser. Son capaces de arruinar toda la experiencia lúdica de un videojuego.

Pero mi conflicto no es con ellos, sino con gente de mi generación. Tú que al igual que yo, fuiste niño durante la década de los años 90. Tú que disfrutaste del Super Nintendo, del Sega Genesis, del primer PlayStation y del Nintendo 64 en sus mejores momentos, y apenas estabas alcanzando la pubertad o adolescencia.

Tú eres con quien tengo un conflicto.

Yo aprecio mucho los videojuegos. Han definido gran parte de quién soy. Me han aproximado a otros medios, al arte, a la ciencia e incluso a la academia y la política. Son parte esencial de mi estilo de vida, y me encanta compartirlo.

Sé que muchos somos así y formamos una gran comunidad, pero también sé que muchos dentro de esta comunidad no aprecian al videojuego de la misma manera.

Tú eres un individuo que no se identifica como gamer, sino que se proclama. Los videojuegos también son una parte muy importante de tu estilo de vida, y eres muy hábil, pero no juegas para disfrutarlos, o acercarte a la cultura o compartir la experiencia con otros e invitarlos a formar parte de la misma comunidad.

Juegas para humillar, para conseguir una licencia auto concedida para insultar, separar, y demostrar que eres el mejor en algo, no importa si es sólo un juego.

Ya no tienes voz chillona, pero sigues siendo irritante.

Yo te conocí más joven. Cuando éramos niños no existía como hoy el juego en línea, pero muchas veces jugué con contigo. Fue en la sala de mi casa o en la de tu casa, o en la de un amigo o primo en común. O quizás fue en otra habitación, pero recuerdo bien cómo jugabas.

Gritabas, golpeabas, pateabas y chillabas, y en varias ocasiones, los controles y las consolas pagaron el precio (de hecho nuestros padres fueron quienes realmente pagaron el precio).

Eras grosero, eras sucio, eras tramposo. Apagaste la consola cuando te estaba ganando en Super Mario Kart y te burlaste por más de una semana cuando me ganaste en Street Fighter.

Si el juego era para un solo jugador, nunca soltabas el control. Contigo no existía “el vida y vida”, y si por suerte yo conseguía el control, literalmente me lo arrancabas de las manos y me decías que “era bien tonto y no sabía jugar”.

Pero sí sabía jugar. De hecho yo jugaba mejor que tú. Aunque no era tan hábil en todos los juegos, otros sí querían jugar conmigo.

Tú hacías de los videojuegos una experiencia nefasta, vergonzosa y en ocasiones, hasta peligrosa.

Jugar te delata. Si haces trampa en un juego, yo tengo razón para no confiar en ti fuera de este. Si humillas para celebrar la victoria, sé que no quiero estar cerca de ti cuando pierdas.

Eras un pésimo jugador, aunque fueses muy bueno en los juegos. Eras un niño rata, sólo que no tenías internet.

Ya no somos niños. Puede que tú hayas dejado atrás todas esas actitudes funestas, y si es así, estoy dispuesto a jugar contigo.

Pero ¿sabes qué? Hoy existen muchos más niños como tú lo eras, y tienen internet y saben usarlo lo suficiente como para arruinar los juegos de los demás, resguardados tras el anonimato.

La responsabilidad de que sean así recae en quienes los están criando, y poco podemos hacer por resolverlo. No jugar con ellos es una buena opción, sin embargo lo mejor que podemos hacer, es asegurarnos de que los niños en nuestra familia, cercanos a nosotros, no sean así.

Enseñémosles a jugar bien. Me gusta pensar, aunque no lo sé de cierto, que si ayudamos a formar buenos jugadores desde temprana edad, de alguna manera estamos ayudándolos a ser mejores personas cuando sean adultos.
http://www.gamedots.mx/carta-abierta-lo ... de-los-90s

Hazael y Mike los espero...

JORNADA 4 MANCHESTER UNITED VS RB LEIPZIG ht[…]

PRETEMPORADA AJAX https://i.gyazo.com/bcea0f9ec[…]

¿Y entonces? :apurate: